Noticiero 9

La inflación de abril fue de 8,8%: el impacto en el día a día de la gente

La región NEA registra la menor suba de precios del país, destacándose por una fuerte desaceleración en comparación con meses anteriores. Los ciudadanos comparten sus opiniones sobre el impacto de esta tendencia en sus vidas cotidianas.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) reveló que la inflación de abril fue del 8,8%, marcando una desaceleración significativa en comparación con los meses anteriores. Esta cifra destaca especialmente en la región del NEA (Noreste Argentino), donde se registró la menor suba de precios del país. Los habitantes de la región compartieron sus reacciones y perspectivas sobre el impacto de esta noticia en sus vidas diarias.

Hugo, un comerciante local, expresó sus sentimientos encontrados: «La inflación bajará, pero los precios no van a bajar. Se mantendrán, y estamos pasando por una época difícil. Como comerciantes, tratamos de manejar los precios acorde a lo que la gente pueda pagar y a que podamos ganar, aunque sea un poco».

Los salarios siguen sin ganarle a la inflación, y esto se refleja en el día a día de los consumidores. «Los salarios se mantendrán igual, pero se ve un poquito más de movimiento en el mercado. Los comerciantes estamos con un poco de confianza de que esto vuelva a la normalidad», añadió Hugo.

Andrés, trabajador de carnicería, relató las dificultades actuales: «El consumo ha bajado aún más. Aunque la inflación baje, los precios de la carne suben. Ayer mismo aumentó la carne, y eso se siente en el bolsillo de la gente. La gente se ajusta cada vez más, y nosotros también debemos adaptarnos trayendo otros productos más accesibles, como el cerdo».

El impacto de la inflación también se refleja en las decisiones de compra de los consumidores. Miguel, propietario de un mercado, comentó: «La gente compra lo justo y necesario, acorde al bolsillo. Nosotros mantenemos muchas ofertas para que puedan llevar lo que necesitan. Aunque la inflación esté en un dígito, esperamos que en todas las casas haya una comida calentita».

Además, recorriendo las calles consultamos con los transeúntes y dijeron: «Esto demuestra que habrá cambio, hay que tener paciencia y saber aguantar. El perjudicado es quien nunca trabajó; los que trabajamos toda la vida lo vamos a sentir, pero no tanto».

Una abuela compartió sus sacrificios: «Tengo dos nietos a cargo y la plata no alcanza. Todos los gustos los tuve que dejar de lado. Ahora todo se deja para la necesidad de las criaturas, ellos deben estar bien, nosotros aguantamos».

Por otro lado, algunos se mantienen optimistas a pesar de las dificultades. «Yo no me privo de nada, sigo igual. Siempre hubo crisis y salimos adelante. No nos queda otra que aguantar, hay que seguir esperando», comentó un residente local.

Notas relacionadas

Detuvieron a Horacio Rey por asociación ilícita: “no está condenado”, asegura su abogado

redactor

Sáenz Peña: Adela Escalante, con 30 años de servicio fue ascendida a Comisario General

redactor

Barranqueras otorgará un bono especial para los padres municipales 

redactor