Noticiero 9

Femicidio en Corrientes: Informe preliminar no encontró signos de abuso en la menor

Antonio Villalba ha sido arrestado tras un extenso operativo policial. La doctora Clara Belén Arrúa, a cargo de la Unidad Fiscal de Investigaciones Concretas (Ufic) de Monte Caseros, está evaluando la posibilidad de trasladar a Villalba, detenido desde el domingo en el Hospital Civil de Curuzú Cuatiá, al hospital de Monte Caseros.

El informe preliminar de la autopsia de la niña de 9 años, Aitana Fernández, asesinada junto a su hermana de 22 años, Marisel Isondú Fernández, reveló que no hay signos de abuso sexual reciente en el cuerpo de la menor. Este dato, proporcionado tanto a la doctora Arrúa como al doctor Federico Gutiérrez, defensor oficial que inicialmente tomó el caso debido a la ausencia temporal de la fiscal, no permite descartar ninguna hipótesis sobre la investigación.

El informe final de los médicos forenses que realizaron el examen tanatológico en Paso de los Libres será crucial para esclarecer los hechos. Asimismo, es fundamental observar la evolución de Antonio Villalba, presunto autor del doble femicidio, quien se encuentra en buen estado de salud según los estudios realizados y los profesionales que lo han visto, aunque se niega a responder a las preguntas de médicos y de la fiscal.

Villalba fue tratado por deshidratación, pero se rehúsa a ingerir alimentos. Según la declaración de Miguel Ángel Zárate, pareja de Marisel, Villalba había sido conminado a abandonar la vivienda por algo que Marisel creyó ver, aunque Zárate no pudo corroborar el hecho con certeza. Marisel le comentó a Zárate que le pareció ver a la niña con los pantalones bajos mientras jugaba con Villalba, lo que motivó que le pidiera a Zárate que le exigiera a Villalba que se fuera de la casa.

La relación más cercana de Villalba con los habitantes de esa vivienda en Parada Acuña era con Marisel, y no con Zárate, desde su adolescencia. Aunque inicialmente aceptó marcharse, luego rogó a Zárate que le permitiera quedarse, alegando que no tenía adónde ir ni oportunidades de empleo. Villalba incluso se ofreció a trabajar todo el día en una construcción que Marisel y Miguel Ángel estaban llevando a cabo cerca de allí.

Marisel mantuvo su postura y llegó a anticipar a Zárate que enviaría a la niña a casa de su madre, una conversación que los investigadores creen que Villalba pudo haber escuchado debido a los espacios reducidos de la vivienda. Al día siguiente, cuando Zárate salió a trabajar, Villalba desató su furia homicida.

Notas relacionadas

4 desapariciones que refuerzan la hipótesis de trata ilegal: Loan, Carlitos, Miguel Ángel y Natalia

redactor

Corrientes: jóvenes alcoholizados «chicotearon» a policías

redactor

La industria pyme cayó 19% anual en mayo

redactor