Noticiero 9

Goalball en Chaco: un deporte para personas ciegas y disminuidas visuales 

El goalball es un deporte adaptado específicamente para personas ciegas y con discapacidades visuales. Se juega en una cancha de 18 metros de largo por 9 metros de ancho y enfrenta a dos equipos de tres jugadores cada uno. El objetivo es lanzar un balón sonoro para que cruce la cancha y entre en el arco del equipo contrario, mientras los jugadores del equipo defensor intentan bloquear el balón usando sus cuerpos, usualmente tirándose al piso.

La entrenadora de goalball, Sofía de la Rosa, visitó los estudios de Noticiero 9 y explicó que «el goalball es un deporte que exige mucho esfuerzo físico y concentración». Aunque los partidos tienen una duración de 12 minutos de tiempo neto, las interrupciones y faltas pueden extender el juego hasta una hora. El entrenamiento incluye ejercicios físicos intensivos para preparar a los jugadores para este nivel de exigencia.

Sofía detalló que el entrenamiento no se limita al manejo de la pelota en la cancha: «Hacemos primeramente trabajo físico. Aunque no parezca, es un deporte que cansa mucho.» Los jugadores deben estar en excelente forma física para soportar los intensos períodos de actividad, que incluyen lanzarse al piso rápidamente para bloquear la pelota y luego reincorporarse para contraatacar.

En cuanto a las técnicas de lanzamiento, de la Rosa mencionó que «hay varias formas de tirar la pelota, como si fuera de bowling, de espaldas, de hombro y de frente. Estas técnicas varían dependiendo del jugador». Los jugadores deben estar completamente vendados y utilizar máscaras especiales para asegurar que todos jueguen en igualdad de condiciones, independientemente de su nivel de visión.

Además, la pelota de goalball tiene varios cencerros dentro, lo que permite a los jugadores oír su ubicación y movimiento. «El juego inicia diciendo ‘play’. En ese momento, debe haber un silencio absoluto en todo lugar, ya que los jugadores necesitan escuchar la pelota para poder reaccionar adecuadamente,» explicó Sofía.

Sofía, quien proviene de una familia mayoritariamente ciega, encontró en el goalball una pasión y una profesión. «Comencé acompañando a mi tío en el fútbol para ciegos hasta que hicieron su asociación. Hace dos años, inicié como ayudante y luego como técnica de los chicos, recibiendo ayuda de profesores y gente especializada para poder entrenarlos,» comentó.

Este deporte no solo beneficia la condición física de los jugadores, sino que también tiene un impacto positivo en su salud mental y social. «El goalball es un deporte lindo que los chicos necesitan, no solo por lo físico sino también por lo mental,» afirmó de la Rosa.

Actualmente, el equipo de goalball de Sofía está compuesto por cinco jugadores, y entrenan en el Jaime Zapata los martes, miércoles y jueves por la mañana. «Es un deporte mixto porque contamos con pocos jugadores, pero también queremos llegar a tener grupos femeninos y masculinos,» dijo.

Para quienes estén interesados en unirse o conocer más sobre el goalball, Sofía extendió una invitación: «Si alguna persona ciega o con discapacidad visual, o algún familiar, está escuchando, que se acerquen al Jaime Zapata. Necesitamos más jugadores para hacer crecer este hermoso deporte.»

Notas relacionadas

Incidentes al final del partido entre Gimnasia y Tiro de Salta y Chaco For Ever

redactor

Fórmula 2: Colapinto redondeó una gran carrera y se subió al podio en España

redactor

3 clasificados, 7 potencias en riesgo y un eliminado: así está la Eurocopa

redactor