Noticiero 9

Los casos de dengue aumentan cada vez más en Argentina

En la segunda semana de este mes, se registraron 7 veces más personas infectadas que en la misma semana del año previo. Cuáles son las razones, según dos especialistas en infectología y control de mosquitos.

El dengue no da tregua en la Argentina. Durante el año pasado se registraron por primera vez durante el invierno casos de personas diagnosticadas con la infección transmitida por la picadura de hembras de mosquitos Aedes aegypti. Luego se produjo un adelantamiento de la suba de casos en comparación con las temporadas previas.

Desde enero pasado hasta la segunda semana de febrero de 2024, se han registrado 40.137 casos de dengue en el país, según el Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación. Son el 70% de los 57.212 casos registrados desde fines de octubre pasado.

Dos expertos en infectología y control de mosquitos explicaron a Infobae cuáles son las razones del adelantamiento de casos en verano. La suba de casos de dengue es inédita para la época.

“Este número de casos es un 2546% superior a lo notificado para el mismo período en 2023, cuando se registraron 1.517″, advirtieron los expertos de la cartera de Salud.

Además, en la segunda semana de febrero, se reportaron 4.790 casos. Esa cifra es más de 7 veces lo registrado en la misma semana del año previo (635). El mayor número de casos registrados en esta temporada hasta el momento fue en la primera semana de febrero con 6.864 casos registrados.

También la epidemia se ha llevado la vida de 28 personas entre enero y las dos primeras semanas de febrero de 2024. Esas muertes ocurrieron en las provincias de Chaco (12), Corrientes (6), Formosa (5), Misiones (12), Buenos Aires (1), Santa Fe (1) y Santiago del Estero (1).

Hasta ahora, desde la reemergencia del dengue en el país en la década de 1990, nunca antes se habían producido tantas muertes por esa infección en ese períodoEn Brasil murieron 150 personas por dengue en 2024.

El brote epidémico de dengue no solo está ocurriendo en la Argentina. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, hubo un aumento exponencial de casos en algunos países de América del Sur: Perú, Paraguay, Colombia y Brasil (el más afectado). El año pasado se había batido un récord de casos desde la década de 1990: 4,5 millones de casos.

“La temporada de dengue se adelantó en la Argentina por diversos factores”, explicó a Infobae el doctor Tomás Orduna, ex presidente de la Sociedad Latinoamericana de Medicina del Viajero, ex jefe del Servicio de Medicina Tropical y Medicina del Viajero en Hospital de Infecciosas F. J. Muñiz y miembro del comité científico de la Fundación Mundo Sano.

“Hubo una suerte de trampolín que generó la incidencia anticipada de casos de dengue principalmente en el Noreste (Chaco, Formosa, Misiones y Corrientes). Fue porque no hubo corte en la transmisión vectorial del virus durante el invierno y la primavera como había ocurrido desde 1998 hasta los años anteriores. Así esa situación de circulación del virus facilitó que se acelerara la curva de incidencia durante los últimos meses de 2023. En noviembre y diciembre hay mayor actividad de los mosquitos generalmente en el país. En enero hubo una expansión hacia el Centro y Noroeste”, afirmó.

A todo se le suma el factor de la participación de los seres humanos en la interacción entre mosquitos y virus. Si bien se recomienda evitar los espacios que sirven como criaderos de mosquitos en los edificios tanto públicos como privados o en las calles, la adherencia a las medidas de prevención no ha sido alta.

“Menos cantidad de criaderos, con menos “cacharros”, implican menos cantidad de mosquitos. Eso se traduce en menor cantidad potencial de personas infectadas. Por eso, la lucha “antivectorial” es un compromiso que todos debemos tener siempre —afirmó Orduna—. Eso incluye a las personas en sus hogares, la comunidad barrial organizada y los estados municipales, provinciales y la Nación, que deben ocuparse del espacio público y alentar al compromiso de la población. Lo deben hacer dando el ejemplo constante y no sólo con la comunicación pública sostenida”.

Entre la mitad de marzo y abril, generalmente se produce la máxima incidencia de dengue. “Aún hay por delante tres meses de transmisión de dengue importante en la Argentina. Hay que considerar que el país vecino Brasil también tiene una incidencia alta que supera a la del año pasado”, subrayó Orduna.

En tanto, Aníbal Carbajo, biólogo e investigador en ecología y control de mosquitos del Conicet y del Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), comentó a Infobae: “Ya el año pasado hubo más casos de dengue en la Argentina y en toda América del Sur (especialmente en Brasil y Paraguay)”.

En invierno, resaltó Carbajo, “por primera vez en la historia se transmitió el dengue en Argentina. Eso significa un inicio de la posibilidad de que el dengue se vuelva endémico en el país. Como se adelantó toda la epidemia en la región, era probable que también aquí se adelantara. Si bien los casos están bajando en el Noreste, en los próximos meses podrían aumentar en la región Centro y Noroeste, y superar los números de afectados del año pasado”.

Según el Ministerio de Salud de la Nación de Argentina las recomendaciones son:

  • Eliminar todos los recipientes en desuso que puedan acumular agua (como latas, botellas, neumáticos).
  • Si los recipientes no pueden eliminarse porque se usan de modo frecuente, debe evitarse el acceso del mosquito a su interior. Para eso se recomienda: tapar tanques, aljibes y/o cisternas; dar vuelta baldes, palanganas, tambores, etc.; vaciar y cepillar frecuentemente objetos que puedan acumular agua y poner al resguardo bajo techo recipientes (por ejemplo, botellas retornables).
  • Cambiar el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días. Se deben frotar las paredes de los recipientes con una esponja o cepillo para desprender los huevos del mosquito que puedan estar adheridos.
  • Rellenar los floreros y portamacetas con arena húmeda.
  • Mantener los patios y jardines limpios, ordenados y desmalezados.
  • Limpiar canaletas y desagües de lluvia de los techos.
  • Verter agua hirviendo en las rejillas y colocar tela mosquitera.

Fuente: Infobae

Notas relacionadas

Milei apareció en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo según la revista Time

redactor

«La violencia no es el camino»: Aradas criticó el accionar de Sánchez, el concejal del CER

redactor

Polémica detención de adolescente con síndrome de Down: familia denuncia agresión policial en Sáenz Peña

redactor