Noticiero 9

Polémica en Santa Cruz: autorizan la caza de pumas, zorros y guanacos

La decisión del Consejo Agrario Provincial de habilitar la caza deportiva desata controversias entre ganaderos y ecologistas. Mientras tanto, expertos advierten sobre posibles repercusiones en la fauna nativa y ecosistemas locales.

La autorización para la caza de pumas, zorros y guanacos en Santa Cruz, emitida por el Consejo Agrario Provincial (CAP), ha generado un intenso debate entre distintos sectores de la provincia. Desde el 1 de abril hasta el 31 de agosto, cualquier persona con licencia de caza podrá cazar estas especies legalmente, desatando críticas y preocupaciones en la comunidad.

Esta medida, que se repite año tras año, enfrenta a ganaderos preocupados por la seguridad de sus ganados y ecologistas que alertan sobre el impacto en la fauna nativa y los ecosistemas locales. El anuncio de la autorización provocó una rápida reacción, con cartas de repudio llegando desde diferentes lugares y una petición en Change.org que ya cuenta con más de 20 mil firmas.

Según lo establecido, cada cazador con permiso podrá capturar hasta 8 especies, con límites semanales y diarios específicos para cada tipo de animal. Sin embargo, la medida ha suscitado críticas y preocupaciones sobre el efecto en la población de estas especies y su entorno.

En este contexto, voces desde Parques Nacionales explican que la medida responde a un histórico conflicto entre ganaderos y predadores, principalmente pumas, que afectan a la producción ovina en la región. Aunque algunos consideran la caza como una solución, otros expertos señalan que puede desencadenar un desequilibrio en la cadena alimentaria y en los ecosistemas locales.

El presidente del CAP, Adrián Suárez, defendió la medida en una entrevista radial, argumentando que la caza deportiva se realiza desde hace años en la provincia y es una actividad que genera ingresos para algunas comunidades locales. Sin embargo, las críticas persisten, especialmente en lo que respecta al impacto ambiental y la ética de la caza como actividad deportiva.

Javier Goldstein, licenciado en gestión ambiental, advierte sobre los posibles efectos negativos de este tipo de control de depredadores, señalando que puede generar un aumento en la población de guanacos y zorros, con consecuencias imprevistas en los ecosistemas locales.

Ante la controversia, desde Parques Nacionales y otras organizaciones sugieren explorar alternativas de manejo de la fauna que no impliquen la caza indiscriminada, como el uso de perros protectores de ganado o estrategias de ahuyentamiento. Sin embargo, reconocen que cambiar las prácticas tradicionales requiere tiempo y esfuerzo.

Notas relacionadas

Correntino liderará la Reforma del Código Penal de Argentina

redactor

La embajadora de España se fue del país por el conflicto diplomático entre Milei y Pedro Sánchez

redactor

Chaco: dictaron tareas comunitarias para el piquetero que agredió a Chapo en 2021

redactor