Noticiero 9

Miguel Ángel Solá en exclusivo con Radio Nordeste repasó sus grandes éxitos desde España

En Radio Nordeste tuvimos el privilegio y honor de entrevistar a una gran estrella argentina del teatro, cine y TV: el actor Miguel Ángel Solá, con quien hicimos un recorrido artístico de toda su trayectoria con un presente que lo tiene disfrutando de grandes éxitos en el exterior.

Desde sus primeros pasos como bebé en una obra de teatro familiar hasta sus experiencias más recientes en películas como «El Último Traje», Solá ha dejado una marca indeleble en la escena artística, con un gran reconocimiento internacional.

“El talento no es algo que uno pueda atribuirse”.

El comienzo en el teatro: 200 años de tradición actoral

Miguel Ángel proviene de una familia con una tradición teatral que abarca 200 años. En sus propias palabras, es la novena generación de actores. Su inicio en el mundo del teatro se remonta a su infancia, cuando observaba a sus mayores actuar. Incluso desde su más tierna edad, se unió a las tablas en una obra llamada «El carro de la basura», protagonizada por familiares. Este legado teatral fue la semilla que creció en su corazón y lo llevó a convertirse en un actor destacado. “De niño mi casa se llenaba de artistas”, precisó en un momento.

El dilema entre la felicidad y el teatro en la juventud

A pesar de su amor por el teatro, Solá admitió que al principio no buscaba seguir los pasos de su familia en la actuación. La intensa actividad teatral generaba ausencia, especialmente de su madre, quien trabajaba en el teatro hasta tarde en la noche. “Yo no quería ser actor porque me sacaba el tiempo para estar con mi madre”, señaló. Sin embargo, su conexión con el teatro floreció con el tiempo, y decidió dedicarse plenamente a esta profesión.

Miguel Ángel Solá y Solita Silveyra

en «El Hombre Elefante»

“Hay que integrar una gran verdad entre lo que pasa arriba y abajo del escenario”.

Miguel Ángel Solá.

El giro en la carrera con «Equus» y el premio Moliére

El punto de inflexión en la carrera de Solá llegó con «Equus», una obra en la que interpretó un papel central a la edad de 26 años. Esta experiencia lo catapultó a la fama y le otorgó la responsabilidad de recibir el prestigioso premio Moliére en su juventud, compartiendo el mismo año con el renombrado actor Anthony Hopkins.

El arte de ser actor: Más allá del aplauso

En una reflexión profunda sobre la esencia del teatro, Solá expresó su preferencia por el silencio y la risa sobre el aplauso. Para él, lo esencial es el momento en que la historia se desarrolla, cuando el espectador se sumerge en la ficción creada en el escenario. El aplauso, aunque convencional, no es la esencia del arte teatral. La verdadera magia ocurre cuando el espectador se sumerge y comparte la experiencia vivida en la obra. “A mi no me gusta el aplauso, me gusta el silencio” subrayó.

El salto a la televisión y las telenovelas

La incursión de Solá en la televisión y las telenovelas, como en «El oro y el barro», marcó una transición significativa en su carrera. Aunque inicialmente no disfrutaba del aplauso televisivo, reconoció la importancia del silencio y la risa en este medio. Sin embargo, ese programa “era fantástica” señaló el actor.

“Primero me gusta el teatro, luego la Tv y después el cine”.

Miguel Ángel Solá.

«El Último Traje»: Un regalo de la vida

La conversación se trasladó a «El Último Traje», una película emotiva en la que Solá interpretó a un personaje de 88 años, cuando él tenía 66. A pesar de la dificultad de la película y la tendencia actual hacia el humor ligero, el film obtuvo reconocimiento mundial, recibiendo numerosos premios en diversos festivales y convirtiéndose en una de las diez más vistas de Netflix a nivel global. A mencionar esa película Miguel Ángel expresó: “realizar El último Traje fue un regalo de la vida”.

Miguel Ángel Solá en «El Último Traje»

“EL ÚLTIMO TRAJE fue multipremiada en el mundo” señaló Solá.

Sueños y aspiraciones: Galileo Galilei de Bertolt Brecht

Al hablar de personajes que le gustaría interpretar, Solá reveló que el único personaje que le queda pendiente es el Galileo Galilei de Bertolt Brecht. Aunque no ha tenido la oportunidad de realizar este papel en teatro, admira las interpretaciones de otros actores y considera que es una asignatura pendiente en su carrera.

Un mensaje de gratitud y reflexión

Al final de la entrevista, Solá compartió un mensaje de gratitud y reflexión sobre la vida. Agradeció por la oportunidad de la entrevista y destacó la importancia de vivir cada momento de la vida como único. Animó a apreciar la mañana al despertar, agradecer la posibilidad de irse a dormir por la noche y reconocer la comodidad para aquellos que la poseen. Invitó a vivir cada día aventurándose a encontrar un nuevo mañana.

“Dedíquense a vivir cada instante de la vida, no como si fuera el último, porque eso también se les puede cumplir, pero como lo que son, son momentos únicos, cada momento de la vida es único, no se va a repetir nunca más, no sufran tanto por lo que pasó. Aventúrense a encontrar un nuevo mañana. Todos los días, todos los días, todos los días. Agradezcan a la mañana cuando se despiertan. Agradezcan poder irse a dormir a la noche. Y los que tienen cierta comodidad, agradezcan el triple, porque hay mucha gente que no tiene la más mínima posibilidad de dormir cómodo en ningún lado”.

De tal manera que la extensa y admirable carrera de Miguel Ángel Solá es un viaje que abarca décadas y continentes, dejando una huella indeleble en la escena artística argentina y mundial. Su pasión por el teatro, su enfoque auténtico y su perspectiva reflexiva sobre la vida lo convierten en una figura destacada en el mundo del arte, indiscutiblemente.

Notas relacionadas

AGENDA| Vibrante fin de semana cultural: Teatro, música y talleres

redactor

En el Mes de Corrientes, el “Cine para la familia” llegó al barrio Santa María

redactor

“Corrientes Sunset”: La Municipalidad organiza el primer festival de música electrónica

redactor