Noticiero 9

Las inundaciones en Brasil causaron una devastación histórica y se avecinan más lluvias

Las precipitaciones han ocasionado la muerte de 95 personas, 131 están desaparecidas y hay al menos 159,000 desplazados, según reportaron las autoridades locales.

Las catastróficas inundaciones siguen paralizando el estado de Rio Grande do Sul, en el sur de Brasil, con cuatro quintas partes del estado -donde viven 11 millones de personas- afectadas por lluvias torrenciales. Y se avecinan más lluvias, lo que complicará los esfuerzos de recuperación.

Hasta el martes 7 de mayo por la tarde, 95 personas habían muerto, 131 estaban desaparecidas y 159.000 habían sido desplazadas, según el gobierno del estado, mientras que 1,5 millones de residentes se han visto afectados de alguna manera por el desastre.

Muchas carreteras del estado están intransitables, lo que dificulta el acceso a los pueblos y ciudades más pequeños. Las autoridades están utilizando aviones para distribuir alimentos y suministros médicos. La empresa de suministro de agua Corsan declaró que una quinta parte de sus millones de clientes de Rio Grande do Sul no tienen agua corriente. Los servicios de electricidad, teléfono e Internet no funcionan en decenas de municipios.

Porto Alegre, la capital del estado y su ciudad más grande, se vio inundada por el desbordamiento del lago Guaíba, que alcanzó niveles récord de más de 2 metros por encima de su altura normal. La ciudad ordenó el racionamiento del agua.

El aeropuerto internacional Salgado Filho de Porto Alegre, que suele recibir entre 120 y 140 vuelos diarios, lleva cerrado desde el 3 de mayo. No hay “ninguna previsión de reanudación de las operaciones”, según la empresa que gestiona el aeropuerto.

El Presidente de BrasilLuiz Inácio Lula da Silva, que visitó el estado con miembros de su gabinete, declaró que, dado que las aguas aún no se han calmado, es imposible evaluar el impacto total de las inundaciones y los fondos que se necesitarán para la recuperación y la reconstrucción. “La dificultad inicial es que ningún alcalde, ni el gobernador del estado, son conscientes de los daños que se han producido”, declaró el martes. La situación sólo se aclarará “cuando baje el agua y veamos lo que ha ocurrido realmente”.

La Ministra de Planificación de BrasilSimone Tebet, dijo que el gobierno ofrecerá créditos baratos y ayuda a familias y empresas para ayudarles a reconstruir, y que intentará aliviar la deuda del gobierno de Rio Grande do Sul para facilitar la reconstrucción de carreteras e infraestructuras.

Eduardo Leite, gobernador de Rio Grande do Sul, advirtió el martes por la noche de que se avecinan más peligros. Se espera que una masa de aire frío traiga nuevas tormentas. Es probable que las temperaturas caigan en picado y que vuelvan las lluvias torrenciales a algunas zonas del estado a finales de semana. “No es momento de volver a casa. La proyección es que las lluvias puedan generar fuertes inundaciones”, dijo Leite en rueda de prensa.

El general del Ejército Hertz Pires do Nascimento dijo que está particularmente preocupado por el bienestar de los residentes de los municipios de JaguarãoRio Grande y Pelotas, con pronóstico de más lluvias, y que allí pueden ser necesarios rescates en helicóptero. Rio Grande do Sul es una zona lluviosa del mundo, y es probable que varios factores hayan contribuido a la gravedad de las inundaciones.

Las recientes e intensas lluvias se debieron a un bloqueo atmosférico en la región central de Brasil y a una masa de aire polar procedente de Argentina y Uruguay, además del fenómeno de El Niño, dijo Marco Antonio dos Santos, agrometeorólogo de Rural Clima, una empresa de previsión.

El Niño es como llaman los meteorólogos al calentamiento ocasional del Pacífico ecuatorial oriental que tiene consecuencias meteorológicas globales. Cuando se dan esas condiciones -como ocurre desde el pasado mes de junio-, el sur y el suroeste de Brasil pueden registrar temperaturas más altas y lluvias más intensas.

Pero el momento en que se produjo este diluvio fue inusual, según Andrew Kruczkiewicz, asesor científico del Centro del Clima de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y colaborador principal de la Escuela del Clima de la Universidad de Columbia. Es más probable que El Niño intensifique las tormentas en la región de septiembre a enero. “En zonas donde llueve todos los meses, o digamos todo el año, la teleconexión de El Niño es un poco más complicada de desentrañar”, dijo.

También es probable que el cambio climático haya influido. La atmósfera se ha calentado unos 1,3 grados centígrados desde la era preindustrial. A medida que el aire se calienta, aumenta también la cantidad de vapor de agua que puede contener, aproximadamente un 7% más de agua por cada grado. Eso significa mayores precipitaciones en muchos lugares.

Recientemente se descubrió que El Niño ha contribuido al bajo nivel de las aguas del Canal de Panamá y, en combinación con el cambio climático, ha empeorado las catastróficas inundaciones de Dubai y los Emiratos Árabes Unidos.

Aunque tanto El Niño como el calentamiento planetario son fundamentales para comprender las inundaciones“lo primero y más importante es el cambio climático”, afirma Michael McPhaden, científico jefe del Laboratorio Medioambiental Marino del Pacífico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos.

“Los seres humanos están vertiendo cada vez más gases que atrapan el calor en la atmósfera”, explicó McPhaden. “Y esto está provocando no sólo un aumento de las temperaturas globales, sino también más fenómenos meteorológicos extremos, más lluvias extremas, más sequías extremas”.

Desentrañar las principales influencias en las inundaciones de Rio Grande do Sul llevará algún tiempo, mientras los expertos en atribución climática evalúan el desastre. Kruczkiewiecz dijo que intentará comprender mejor qué parte de las inundaciones de Porto Alegre se debió a las precipitaciones urbanas y qué parte a las crecidas fluviales que se produjeron decenas o cientos de kilómetros río arriba.

“Cada vez se dan más situaciones en las que se combinan distintos tipos de inundaciones al mismo tiempo”, afirmó. En su opinión, se trata de “una preocupación creciente”, sobre todo para las áreas metropolitanas en crecimiento, como el área metropolitana de Porto Alegre.

El martes por la tarde, Leite dijo que el gobierno del estado está empezando a diseñar un plan de alojamiento para las familias que lo han perdido todo. El estado ha pedido al gobierno federal que preste personal de seguridad nacional y vehículos para hacer frente a un brote de saqueos y otros delitos.

Cuando la crisis inmediata se disipe, las autoridades también volverán la vista atrás para ver cómo pueden mejorarse los sistemas de emergencia a fin de minimizar las pérdidas cuando vuelvan las lluvias.

Fuente: Infobae.

Notas relacionadas

EEUU ayudó a Ecuador a controlar los daños por un represa china

redactor

Tragedia en La Meca: Más de mil peregrinos fallecieron por ola de calor extrema

redactor

Impactante choque de trenes en Chile deja dos muertos y nueve heridos

redactor